martes, 22 de abril de 2014

Excusas


Y por eso y varias cosas más he estado algo desaparecida...

jueves, 10 de abril de 2014

Cosas que me hacen feliz

Me hace feliz salir de mi guariche pasadas las siete de la tarde y comprobar que aún es de día. Ver a paxarito chupando las piedras del jardín, estirándole el rabo a Gastón o intentando robarle la azada a Pablo, que anda empeñado en hacer de él un buen hortelano.


Me hacen feliz los paquetes inesperados y llenos hasta los topes de mermelada, gavottes de naranja y chocolate, velas que huelen a Shakespeare, crema hidratante de melocotón, la primera colonia para Juan, aceite de bebé y cartas escritas a mano. Sobre todo si vienen de la tienda más bonita del mundo.

¡Gracias chirimoya!
Me hace feliz encontrar en el embrollo de mails de pedidos, números e historias, palabras llenas de cariño de gente a quien apenas conozco. Como Lucía, que me escribe sólo para decirme que vuelva a escribir un post (sus deseos son órdenes, darling). Porque, y cito textualmente, "siempre es bonito que a una la echen de menos, aunque venga de una seguidora virtual a quien no conoce usted de nada". O Nina, de Cocktering, que apenada por mis historias con los bizcochos, me pide una dirección donde enviarme una sorpresa que asegura conseguirá que mi repostería empiece a salirme algo decente (prometo contarles mis avances). 

con que me salgan la mitad de buenos que los postres de mi blog de cocina favorito, me conformo
Me hace feliz espiar a paxarito cuando le dejo en la guardería. Que su profesora me diga que es un niño independiente y mientras todos los de su clase quieren jugar con los tres cerditos, a él le tira mucho más el lobo. Tener que ir hoy a recoger sus notas bajo la amenaza de suspenso porque no quiere pegar pegatinas. 

teniendo un perro lobo en casa, los lobos son mucho menos feroces...
Me hace feliz el amore, que compungido por haber atropellado mi iPhone 5 el mismo día de mi cumpleaños, se va a una tienda de segunda mano y me compra un iPhone 4 viejuno y lentorro que en otra vida usó un tal Edgar Ramírez. Me hace feliz vivir sin móvil por un día, y que el pobre se esté presentando a todos los concursos de relatos que pilla para poder comprarme un móvil mejor con el premio. 

Eso sí, la carcasa intacta. Hecha en el campo con amor y a prueba de golpes. En breve en la shop.
Me hace feliz que empiece Masterchef mientras empaqueto alpargatas como una china, que venga mi hermana a ayudarme porque en este pueblo estoy muy sola, alargar el desayuno a sabiendas de que tengo tropecientas cosas por hacer y darme cuenta hoy a las dos de la madrugada de que todo puede esperar, hasta esa colección de verano que aseguré que saldría esta semana.

Calma, las cosas salen mejor despacio. 
La semana que viene, les prometo, todas las novedades. 

Imagen de la nueva colección por Lucía M Photo.
Y a ustedes, ¿qué les hace felices?

jueves, 3 de abril de 2014

Bodas soñadas

Creo que todo el mundo tiene una boda ideal en mente, pero luego los derroteros, la vida y los compromisos, le llevan por otros lares. El sueño de mi padre, por ejemplo, era casarse muy temprano y celebrarlo con un gran desayuno. Me imagino mesas llenas de churros y chocolate caliente y me enamora la idea. Pero ustedes comprenderán, ¿un desayuno? aquello entonces era impensable. 

Mi amiga Carmela quería casarse en su casa de pueblo, yo le prometí que le montaba la fiesta en el frontón viejo, y soñábamos con quedarnos todos a dormir bajo las bombillas, en colchones por el suelo y desayunar tarta nupcial. Va a hacer cinco años que se casó y aún seguimos con la idea de nuestra fiesta en mente.

Lo que antes parecía una locura, el frenesí de bodas por internet lo ha normalizado. Coronas de flores, tartas de colores, chupas de cuero y hasta desayunos. Mi boda fue perfecta porque me casé con quien quería y fue preciosa, pero si pienso en mi boda ideal... esa que hubiera celebrado ahora, quizás se parecería más a ésta...















♥   TODO ORGANIZADO E INSPIRADO POR: The Love Forest 
 ♥   Fotografía: F2Studio 
♥   Vestido: Otaduy 
 ♥   Corona de flores: Lucía Be 
♥   Mesas de dulces: Mis dulces 26 
♥   Muebles: Okappi 
♥   Atrezzo: Mano de santo 
♥   Vídeo: Casa junto al Mar 

lunes, 31 de marzo de 2014

Cosmética para treintañeras

Se avecina mi cumpleaños con la misma rapidez que las líneas de expresión invaden mi cara bonita. Líneas de expresión, dícese de esas arruguillas que se van formando en los ojos y la boca y que con cada carcajada se acentúan por mil. Yo que siempre he pasado de cremas y potingues, me veo en la imperiosa necesidad de gestionar mi careto del mejor modo posible. Pero de cosmética no sé y cada vez que me enfrento a los escaparates de una perfumería me puede la pereza. 

Así que escribo a Cristina del blog de belleza Mil Caprichos para que me de una especie de manual sagrado y así hacer buen acopio de un botiquín cosmético decente con que hacer frente a esta década. Me contesta un e mail largo para dar solución a mis peticiones: "Si te agobias (asustas, mueres o me odias) en la lectura… ¡no pasa nada! En algún momento tenía que salir la verdad a la luz… que te guste, o no, ya es otra historia...".

Se lo resumo, queridas...

Los treinta equivalen a adaptación. Es en esta década cuando los niños hacen acto de presencia en la vida de muchas mujeres, el trabajo estresa, la casa nunca está como te gustaría y la palabra “descomplicación” ronda tu cabeza de forma compulsiva… complicándolo todo más. Tranquila, todo lleva su tiempo. Los treinta son una edad fantástica para disfrutar, una debería conocerse a si misma a los treinta y saber qué ama. La de los 30 debería ser la década de transición del más al menos, esa época en la que se hace una selección de todo lo que se ha abarcado con 20 para llegar a los 40 con sólo lo necesario. A los veinte los colorines son apasionantes porque es la época en la que se sale de fiesta mientras que a partir de los treinta una empieza a notar que además de salir poco, han aparecido unas líneas sospechosas alrededor de los ojos. Si no quieres verte con cara de susto ante el espejo, aprende:




La piel hay que limpiarla. Déjate de rollos y no te acuestes con la cara sin lavar. La limpieza es fundamental para tener una piel sana y no tienes derecho a quejarte de piel si no la limpias mañana y noche. ¿También por la mañana? Sí: durante la noche la piel se regenera y saca toxinas y grasas que hay que retirar.

♥  PRODUCTOS PARA LIMPIAR:

Sí a las aguas micelares para pieles sensibles. Limpian muy bien y no irritan.

Sí a las limpiadoras en mousse específicas para cada tipo de piel (no cojas la primera que encuentres, mira que sea específica para tus problemas de piel).

Puedes encontrar leches limpiadoras y aceites formulados para distintos tipos de pieles pero son especialmente cómodos para las pieles secas porque mantienen la piel equilibrada. Del mismo modo, si te gusta la limpieza con agua, hay limpiadoras para pieles secas que funcionan con agua.

No a las toallitas a no ser que sea una emergencia (tras una boda llegas a las 4 de la mañana a casa).

No a lavarse la cara con el jabón de las manos… puede solucionar una emergencia pero desequilibra la piel. 



La exfoliación de la piel es fundamental para que esté sana y se mantenga en su estado óptimo el mayor tiempo posible. Si quieres que los activos de las cremas que compras puedan penetrar en tu piel, limpieza y exfoliación son fundamentales. Puedes hacer una exfoliante semanal o cada 15 días. Lo que sí es recomendable es utilizar un tónico que haga una ligera exfoliación en las pieles mixtas y grasas. También existe la opción de limpiadora con ácido glicólico para utilizar por la noche y consigue mantener las pieles grasas y con tendencia a puntos negros a raya (imprescindible en este caso, en realidad en cualquier caso, la protección solar diaria).

♥  PRODUCTOS PARA EXFOLIAR:

Tónicos, exfoliantes mecánicas (con gránulos), exfoliantes químicas (con ácidos de las frutas, por ejemplo). 



Tu piel ya no se conforma sólo con agua. No seas tacaña. Busca fórmulas que solucionen tus problemas de piel: para tratar el acné adulto, para sequedades, para primeras líneas de expresión, para manchas, etc. Hay fórmulas muy completas para los treinta. Busca cremas con protección solar o aplica esa protección después de la crema (las manchas no salen solas, el sol las activa como la lluvia a las setas en otoño). 

Si puedes permitírtelo, busca un buen sérum para aplicar antes de la crema porque sus fórmulas fluidas penetras muchísimo mejor en la piel y tratan más a fondo los problemas porque tienen una concentración mayor de activos. No olvides, no obstante, que la constancia en el tratamiento garantiza el éxito. 



El contorno de ojos existe y hay que cuidarlo. La piel de esa zona, junto con la de los labios, es muchísimo más fina y sin embargo es la más descuidada. Busca un contorno de ojos que se adapte a tu más que probable falta de sueño, oséase, contorno de ojos especifico para combatir bolsas, ojeras y líneas de expresión. El contorno de ojos se aplica en la zona de la ojera y en el arco de la ceja. No se recomienda aplicarlo en el párpado móvil porque está hidratado de forma natural y una sobrehidratación llevaría al decaimiento del párpado… ¡y no queremos eso! 

Aplica el contorno del ojos desde la parte interna hacia la sien, sin necesidad de masaje ni toquecitos varios. Una pasada en ese sentido es más que suficiente porque las fórmulas se absorben con facilidad. En los labios puede bastar con un cacao pero si aplicas un bálsamo labial con protección solar, con los años lo agradecerás. 



Una vez a la semana, después de la exfoliante/peeling, aplica una mascarilla de limpieza a base de arcillas (las pieles sensibles y secas pueden omitir este paso y hacer una limpieza más profunda muy de vez en cuando) y una mascarilla hidratante que aporte luminosidad. Una piel grasa puede optar por una mascarilla relajante que no engrase pero que hidrate. Recuerda que la piel puede ser grasa y estar deshidratada (aceite y agua son cosas distintas).

♥  PRODUCTOS PARA LIMPIAR:

Hay mil mascarillas en el mercado entre las que elegir. Las pieles grasas con presupuestos ajustados pueden optar por mascarillas de arcilla de las que venden en los herbolarios (son baratas, eficaces y tienes mascarilla para mucho tiempo). 



¿Y qué pasa con el cuerpo? Lo cierto es que daría muchísimo de sí pero si lo hidratas a diario y haces una exfoliante semanal puedes darte con un canto en los dientes. A esa rutina añade productos específicos para problemas específicos (aceite para estrías, por ejemplo). Si sumas una crema de manos y una de pies, irás bastante decente.

Hasta aquí mi aportación. Sólo añadir que es importante visitar al dermatólogo cuando hay un problema de piel, y que los tratamientos para la piel se compran en lugares especializados -léase: farmacia y perfumería- porque comprar la crema en el súper mientras me filetean el pollo para empanar es como comprar el pollo en la perfumería de El Corte Inglés. No digo más. 


miércoles, 26 de marzo de 2014

Torreznos, flores, cartas desde Shabunda y tartas de queso

El otro día vino Paqui a verme. Yo me pongo un poco nerviosa porque cada vez que se presenta en casa me suelta la historia de la novia de su hijo, que es una fresca. Puede tirarse media hora larga relatando pormenores de la pareja, que yo escucho apretando los dientes y poniendo los ojos en blanco cuando no me ve. Pero esta vez no estaba de humor, así que cuando la vi por la mirilla me puse a renegar y antes de llegar a la puerta del jardín ya le estaba gritando que no podía atenderla. 

La pobre me traía una tarta de queso. "Calla hija, que yo tampoco tengo tiempo, es que la acabo de hacer y digo, hala, pa la Luci". Me sentí tan mal que casi me pongo a llorar ahí mismo y suplicarle que me contara todo sobre su nuera. Le prometí ir a verla para tomar café al día siguiente. Va a hacer una semana, y todavía no he ido...

Mi tarta de queso, aquí
Últimamente ando un poco obsesionada con esto de dejar mi casa como un edén asilvestrado y vintage de revista. Me he recorrido virtualmente todas las tiendas de decoración del mundo y apunto concienzudamente en una libreta medidas y e ideas locas que se me van ocurriendo. Mis últimas compras han sido en The Flea, Lua Nord y la tienda de el sofá amarillo (donde, por cierto, se da algún capricho la mismísima Carolina Adriana Herrera, que yo la vi llevándose estas campanas de cristal a dos manos). 

Además, desde que conocí a Yolanda, de El sabor de lo antiguo, estoy enganchada a su tienda de pinturas online. Las hacen a mano y tienen una paleta de colores que me dan ganas de coger un bote de cada y darle a la brocha en toda la casa. De momento empezaré con el color duna y la cera con olor a azahar para una mecedora. Miedo me da porque esta mañana me ha llegado una invitación para la pop up de Kenay Home que se celebra en Madrid esta semana y el amore se está hartando de tanto "hallazgo" que repercute directamente en el bolsillo.


la tienda de El sofá amarillo
Lua Nord
Mi madre está entusiasmada porque ha descubierto el secreto de los torreznos. Después de pelearse con ellos durante una hora y decidir dárselos Gastón porque estaban a medio hacer, le cogió el punto y lo cuenta orgullosa: "los metes en la sartén hasta que llega un momento en que no da más de sí el aceite. Entonces los sacas, los dejas enfriar un poco, y los vuelves a meter. Salen ricos y crujientes". Doy fe de que saben igual que en el Alarcón

En el próximo picnic, torreznos para todos.
Tengo las manos llenas de arañazos pequeñitos y ya no me queda ni rastro del esmalte de uñas que me puse el sábado. Llevo una semana haciendo coronas como una loca: hortensias, lavanda, eucalipto, siemprevivas... Eladio, el del vivero, me sugiere que con las semillas de lavanda que se sueltan haga saquitos y los venda en la plaza chica después de misa. Lo peor es que lo dice en serio: "te harías de oro", sentencia.


Me escribe mi hermana desde Shabunda. Cuenta que su WC es un agujero lleno de cucarachas y la ducha otro agujero con moho alrededor, y que se le han puesto pelos de leona. Y luego yo me quejo de que mi vida no es Pinterest.

La historia se repite. Aquí su WC durante su aventura en la India que ya conté aquí

Ana, mi novia del canotier, ha puesto en marcha su firma de costura, Lamaryé. Por fin he visto en directo un vestido de novia suyo, el primero que hacían. Fue este sábado en una boda preciosa, y Ester, la novia, estaba guapísima con su corona "paniculata" y un vestido sencillo y precioso. Les hablaré de la marca, a la que he hecho toda la parte gráfica, porque merece un post aparte. 

La novia y su mejor amiga, con canotier y corona de Lucía Be.
Ayer vi la primera golondrina de la primavera...

lunes, 24 de marzo de 2014

Mi vida Pinterest

Trabajar en un mundo de cosas bonitas genera cierta ansiedad que no siempre controlo. Vivimos en un mundo Pinterest y a veces la realidad no tiene nada que ver. Y claro, una se frustra. Mis bizcochos son una auténtica pena y no dan ni para una mala foto en instagram, pero yo me los como y así ya ni los jerseys del amore me valen. Mi padre viene a verme y se pasma con que en este pueblo haya gente que viva porque quiere. "No te lo tomes a mal hija, pero es que este pueblo es muy feo". Y así las cosas, yo sigo pineando mientras mi otro mundo real escapa a todo bonitismo posible. 

El otro día le regalé al amore una noche de concierto y hotel en Madrid. Me pasé buscando eso tan manido de "hotel con encanto" durante casi tres horas, y acabé cayendo en un hostel con apariencia monísima y bastante barato. Como a veces me puede la racanería, reservé una noche felicitándome por mi hallazgo y los euros que me había ahorrado. Pero ay cuando entramos.... aquello era un tugurio con paredes de papel color verde y cortinas brillantes. Un verdadero ascazo en un cuarto piso en ascensor diminuto. Y a mí se me cortó la noche. 

El amore feliz y jurándome en arameo que después cientos de viajes mochileros durmiendo en guariches con cucarachas y estaciones de tren, esas cosas le importan bien poco. "¡Piensa en que vas a dormir de un tirón sin los berridos de paxarito!", me repetía emocionado. Y yo obcecada pensando en aquella habitación tan asquerosa y poco instagrameable. Puaj.

Me llamaron la semana pasada de un canal de televisión para grabarme en mi estudio campestre y bucólico. Porque es lo que se imaginan todos, que esto es un torrente de flores y columpios vintage sacados de "Regreso a Howards End". De sólo imaginarme a las cámaras entrando en el cuarto de la plancha que he habilitado como taller con un montón de muebles viejos y otros de Ikea, flores por el suelo y cajas amontonadas, me entraba la risa floja. No señores, de momento mi casa es lo que es: una casa de pueblo, pero de pueblo pueblo, que vamos adecentando a trompicones cuando la vida nos deja.

Pero yo sigo en mi empeño en convertir esto en un escenario precioso y asilvestrado, así que en pleno ataque consumista y aprovechando la ausencia del amore, ayer agarré a paxarito y nos fuimos a Singulares Inventory Room a comprar un montón de cosas bonitas con las que construir mi casa de revista. Mala idea: paxarito robando galletas y corriendo por todos los puestos, y yo detrás como una loca y perdiendo el resuello. Cojo al niño, que me unta de galleta toda la cara, y entonces me preguntan: "¿Eres Lucía Be?".

A punto estuve de hacerme la loca y mantener esa imagen digna de reputada blogger y sombrerera campestre. Y es que en un mundo en el que repites cien veces la foto hasta conseguir el perfil bueno que colgar en facebook, es difícil asumir que la realidad y ese perfil tienen bastante poco que ver. Yo que siempre lo he asumido, todavía me revienta.

Saludé con las migas en cara y seguí persiguiendo a paxarito, que en una de esas se estampó contra las cajas de madera de El sofá amarillo y acabó con la nariz llena de sangre. Eso sí, arrasé con muchas preciosidades y puedo decir que en un añito mi casa podrá ser portada del mismísimo Singulares Mag. Estoy en ello, señores, fluctuando entre mi vida bucólica y la real, a ver si consigo ese punto medio.


Y a ustedes, ¿cómo les va su vida Pinterest?

martes, 18 de marzo de 2014

Algunas ideas sobre emprender

Llegar al Instituto de Empresa precedida por un bombo y un bolso de unos ochocientos kilos no es buena presentación. Me senté en la última fila y desde allí miré las cabezas de todos los hombres de mediana edad y traje de chaqueta, no sin cierto desasosiego. "Ey, relaja, tienes una empresa que lo peta en internet", me repetí para tranquilizarme. Pero tras un par de noches intentando estudiarme el programa y el principio de devengo, no las tenía todas conmigo. Allí en el curso de formación para emprendedores del BBVA "Yo soy empleo" me sentía una auténtica pringada.

Han sido tres viernes con sus respectivos sábados, y tras el lapsus inicial, he de decir que ha sido como un chute de energía en todo este jaleo. Emprender no es fácil, y a veces es necesario parar, escuchar a los que saben, abrir la cabeza y dejar que fluyan otras ideas...

En honor a la verdad, les confesaré que me piré un sábado de contabilidad financiera, pero todo esto me ha servido para darme cuenta de que llevo cuatro años creando marca y no empresa. Ahí estamos, poniendo los cimientos para que todo esto sea creíble y no nos arrastre con su locura, buscando mis momentos napoleónicos y definiendo estrategias. 

Todas las semanas consulto mi dos libretas en las que apuntaba todo como una auténtica posesa. Ahí les dejo algunas anotaciones que de momento a mí me están sirviendo.


- Mirar el mundo como una oportunidad de negocio.

- El mundo cambia, ¿y tú? ¿ y tu empresa? Si te adaptas al mundo, ganas.

- España es un punto enano en la inmensidad del planeta. ¿Te has planteado vender fuera?

- Es imprescindible establecer una hoja de ruta para saber dónde vamos.

- Es imposible liderar algo si te pasas el día apagando fuegos. Hay que parar para abordar la estrategia y no sólo el día a día. Buscar cada día nuestros momentos de reflexión.


- No hay empresas que fracasan sino faltas de imaginación.

- Cada decisión hay que tomarla en función de la competititvidad que aporte a la compañía.

- Pensar en grande y cuidar los detalles.

- La gente emprendedora credibiliza sus proyectos.

- Es imposible emprender solo, hay que aliarse con las personas adecuadas. Nunca podrás crecer ejerciendo de hombre o mujer orquesta. 


- Para emprender necesitas adecuarte a tu nivel económico, un apoyo de tu entorno, contar una historia diferente a la que hay y visión internacional.

- Eres una joya, adminístrate.

- Inspírate en los grandes.

- Hay que pescar donde están los peces.

- La ley de los seis grados se reduce a cuatro en twitter: Aprovéchalo.

- Ser capaz de escribir en dos líneas por qué te compran a ti y no a la competencia.

- Generar conversaciones.

- Pon al cliente en tus zapatos

- Si en un sector puede entrar cualquiera, ese sector no es bueno. 

- Si persigues tener beneficio, no persigas tener caja.


- Un gasto puede ser un activo y que el fondo de maniobra de una empresa sea negativo puede ser bueno. Es decir: las finanzas nunca son lo que parecen.

- La cama donde me echo la siesta es la cama del director general de la empresa.

- La innovación convierte las ideas en pasta.

- Déjate de análisis DAFO: da apariencia lógica y fiable a algo que no lo es. Convierte tus debilidades en fortalezas.

- Simplifica y anula puntos donde hay fricciones.

Mi contable dice que según el balance financiero veremos si hay presupuesto para esto
Son frases generales sacadas de contexto, pero que a mí me ha hecho bien reflexionar. Si quieren más información del programa "Yo soy empleo": click aquí.

Ya saben, ¡sean felices! Y dicen que la cultura
emprendedora favorece la felicidad...